domingo, 16 de diciembre de 2012

A manera de documento fundacional



No podíamos abrir este blog con una entrada que no fuera esta noticia: Ya, por fin oficialmente, nace el Club Venezolano de Rithmomachia; el pasado miércoles 5 de diciembre de 2012 la Coordinación de Extensión de la Facultad de Ciencias de la UCV aprobó su creación. Nace con el fin de difundir -por medio de su práctica- el ejercicio de un juego que en la edad media fue tan o más popular que el ajedrez, pero dentro de la élite de aquella época que asistía a las universidades y escogía el quadrivium como parte su formación. El elemento primario del quadrivium era la aritmética, enseñada entonces y en parte del renacimiento con el libro De Arithmética de Boecio.

Bueno es decir que, salvo por la manera de expresar las cosas, aquella materia -cuyo estudio consumió a Europa mil largos años- es algo que deben conocer nuestros estudiantes al abandonar la escuela primaria. Debemos hacer la aclaratoria, pues algunas personas nos han asomado su temor al creer que la práctica de rithmomachia necesita dosis de matemática avanzada. No es así: basta conocer las cuatro operaciones cuyo dominio presupone la aprobación del sexto grado.

Otra cosa son las estrategias del juego: desconocemos absolutamente cuáles eran en los tiempos medievales; obligados estamos, entonces, a descubrirlas. De manera que no hay excusas para no jugar, ni siquiera el no tener a mano un tablero de juego: un pliego de cartulina de doble faz permite construir tablero y piezas. ¿Y la reglas?, me preguntarás, lector. Pues bien, el documento Rithmomachia: batalla rítmica de los números (descargable desde este enlace) contiene -posterior a una exposición histórica introductoria- las reglas del juego tal como las conocemos hasta ahora. Será un documento variable cuyo contenido dependerá de las nuevas informaciones que vayamos recibiendo sus redactores; los interesados en el juego recibirán los cambios apenas éstos se realicen.

Volvamos al asunto fundacional. La directiva que tendrá la responsabilidad de organizar el club en su primer lapso de existencia está conformada por: Tomás Guardia (Presidente), Douglas Jiménez (Vicepresidente), Jocer Franquiz (Tesorero), Mariana García (Publicidad y propaganda) y Ann Moyer (Asesora histórica), cuyos rostros pueden verse en la composición fotográfica que sigue a este párrafo.

Tomás ha sido génesis, alma y motor de todo lo que se ha relacionado con rithmomachia en este país. Descubrió el juego en su adolescencia y no estuvo tranquilo hasta descubrir que hubiera gente que asumiera su propio entusiasmo. Bueno: "tranquilo hasta" es una manera de decir, porque ahora es cuando comienza su actividad como promotor y difusor del juego en Venezuela. Tomás es profesor de la Escuela de Matemática de la UCV.

Douglas es uno de los tantos que se ha contagiado de la adicción de Tomás. Entusiasta de la historia de la matemática descubre el juego -Tomás mediante- en un evento de esta disciplina y desde entonces han constituido un dúo de trabajo algo febril, que también ha deparado a ambos gratos momentos de solaz con el aprendizaje de este interesante juego. Douglas es profesor jubilado de matemática de la Unexpo, en el vicerrectorado de Barquisimeto.

Jocer ha propuesto encontrar relaciones númericas dentro de rithmomachia, como por ejemplo el número áureo y el resto de los números metálicos. Ha calificado el club como un intento de revivir un arte antiguo. Es matemático egresado de la UCV y profesor de matemática de la misma universidad en la Escuela de Matemática.

Mariana, por su parte, es la autora del logotipo del club, el mismo que adorna el inicio de esta entrada. Con habilidad exquisita supo comprender el equilibrio de todos los detalles que motivan nuestras inquietudes como club. Preside el diseño una imponente R: la misma de Rithmo y de aRithmos (música y número), los elementos que según la tradición pitagórica (y rithmomachia es un juego de tradición pitagórica) rigen el ser de todas las cosas. Debajo de la notoria R vemos tres piezas del juego con sus formas, colores y valores. Los valores seleccionados no lo fueron arbitrariamente: 36 es media armónica (es decir, musical) entre 30 y 45 y la proporción armónica era la preferida de los pitagóricos. (Si te ha picado la curiosidad, lector, esto quiere decir que 45-36=9, 36-30=6 y 9/6=45/30, pero es preferible que leas el documento que ya te ofrecimos líneas arriba.) Este diseño ya habla de lo acertado del puesto de Mariana dentro de nuestra directiva. Mariana es licenciada en matemática egresada de la UCV, estudió arte en Abertay Dundee University, Escocia. Es artista freelance y vive en Londres.

Ann Moyer trabaja en la Universidad de Pennsylvania en los E.E. U.U.  Directora Ejecutiva de la American Renaissance Society y co-editora ejecutiva del Journal of the History of Ideas, es una de las personas más conocedoras de la historia de rithmomachia en el mundo. Su libro The Philosopher's game es citado por casi todas las fuentes que hemos manejado en el club. Otra de sus obras es Musica Scientia: Musical Scholarship in the Italian Renaissance, donde explora las relaciones entre música y matemática, tal como se estudiaba en la Italia del siglo XVI. En la UCV -de nuevo, por intermedio de Tomás- tuvimos la grata oportunidad de disfrutar de su presencia y su profundidad de conocimientos.

Este esfuerzo es apoyado por la Facultad de Ciencias de la UCV y por su Coordinación de Extensión, de quien depende administrativamente de manera directa. En fecha próxima esperamos añadir a la lista de logos que apoyan el proyecto el de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, institución que quiere conocer el juego para analizar, entre otras cosas, su posible utilidad en el mejoramiento de la enseñanza de la aritmética elemental.

El único requisito para ingresar al club es tener ganas de jugar rithmomachia, de manera -lector- que estés donde estés puedes afiliarte al club. Además hemos diseñado una forma (que podrás conocer en el manual de referencia) de jugar a la distancia, apoyándose en la tecnología. Como pueden ver, el "responsable" de este blog es Anicio Boecio, el autor del libro de aritmética de mayor vigencia en toda la historia de la humanidad. Ésta pretende ser una página abierta para todos aquellos que deseen aportar sobre el juego, su historia o cualquier materia relacionada. Para ello deben enviar sus colaboraciones (con las gráficas que lleven, si es el caso) al correo electrónico club.rithmomachia.ucv@gmail.com desde donde serán analizadas para ser publicadas con el correspondiente crédito al autor. El idioma oficial del club es el español, pero también recibiremos colaboraciones en inglés. Esta dirección de correo electrónico puede ser además una vía para contactar personas que quieran jugar a distancia con la notación que hemos ideado.

¿Qué queda por hacer ahora? Creado el club la única forma de darle vida es consiguiendo gente que se dedique a la práctica del juego. Hasta ahora el club tiene 24 miembros, pero no todos ellos han disfrutado de al menos una partida. Ya sabemos que tal cosa no es difícil, pero debemos pensar en los incentivos que motiven la actividad tales como torneos o cosas parecidas. La senda está abierta, se trata de comenzar a andar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada